Yandex.Metrica

Alebrijes de papel maché

En qué consisten los hermosos alebrijes de papel maché, consideraciones históricas, culturales y artísticas
alebrijes de papel mache

Alebrijes de papel maché

Dentro del ámbito del arte contemporáneo, los alebrijes de papel maché se han convertido en una verdadera tradición nacida en los años 40s en el Estado de México, obviamente, de la República Mexicana.

Un poco, nada más, de la interesantísima historia de esta modalidad de arte contemporáneo

Un cartonero de oficio, nacido en la ciudad de México y llamado Pedro Linares López, fue quien se ideó esta particular expresión de imaginación onírica.




En otras palabras y según la propia versión de Linares López, él soñó, alguna vez, con estas preciosas figuras que, dicho sea de paso, quedaron aferradas a su mente.

Alguna vez, enfermó gravemente y entró en estado de inconciencia, durante el cual experimentó un sueño delirante (propio de ciertas modalidades inconciencia), en el que se encontraba en medio de un apacible bosque, en el que había rocas, árboles, nubes y animales.

De repente, las rocas mismas, las nubes y los animales se fundieron, dándole paso a extrañas figuras, como burros con alas, leones con cuernos, gallos de cuatro patas y demás que, a su vez, gritaban incesantemente “¡alebrijes!”, “¡alebrijes!”, varias veces.

Una vez recuperado de la enfermedad, empezó a materializar éstas obras de arte que, sin lugar a dudas, tienen una connotación estético-onírica, recordando que la última expresión hace alusión, precisamente, a los sueños que experimentamos mientras dormimos o cuando estamos inconscientes.

Este es, palabras más palabras menos, el origen remoto (por decirlo de alguna manera) de los alebrijes de papel maché que, de alguna manera, es una especie de manifestación del surrealismo francés.

Sin embargo, los alebrijes no tienen una exclusiva connotación surrealista porque, justo es decirlo, no tienen un componente intelectual, ni en lo que tiene que ver con las formas, ni con los contenidos.

Es más, tienen una especie de singular conexión con el mundo natural y con el emocional, en tanto que son ecológicos y medio-ambientalistas, al tiempo que son la manifestación de una serie de emociones humanas.

Así las cosas, Linares López empezó a trabajar estas figuras con tal persistencia y dedicación (aprovechando sus conocimientos como cartonero), que fue invitado a exponer en Estados Unidos y en Europa, sus maravillosos alebrijes de papel maché.

De esta manera, nació este peculiar y bellísimo arte popular mexicano, que es más que apreciado y pretendido por admiradores de todas las edades y nacionalidades.

 

Los alebrijes de papel maché: ¿una manifestación de arte popular?

Algunos consideran que la versión de Pedro Linares López fue una realidad histórica, al cabo que otros piensan que se trata de una leyenda, de una expresión artística que emana de la tradición, elementos que caracterizan el arte popular.

Además, la diversidad de formatos-figuras y la peculiaridad de los mercados tradicionales, en lo que se comercializan los alebrijes, le otorgan ese peculiar sello de arte popular.

Además, los alebrijes son, íntegramente, exclusivos, es decir, ninguno se parece a otro. En otras palabras, no se producen en serie en las fábricas, lo que les brinda un componente de individualidad a cada uno de los creadores.

Algo que llama, verdaderamente, la atención de estas creaciones individuales, es que los alebrijes de papel maché disponen de alas, para “no olvidar que son producto de los sueños” y, de garras, para “aferrarse a la tierra y no desvanecerse en los sueños mismos”.

En tal virtud, tenemos que, en la realidad pragmática, la inmensa mayoría de los alebrijes tienen garras y alas. Todas las otras características artísticas de cada creación, surgen de la imaginación de cada autor.

 

Los materiales y procesos de elaboración de estas creaciones ecológicas

Todo depende, por supuesto, de las preferencias de cada artista y/o de cada persona que los pretenda adquirir. Sin embargo, existe una suerte de consenso en cuanto a que el material más idóneo, es el cartón mojado y arrugado.

Aclaremos, eso sí, que, por el hecho de hablar de “cartón”, no se desvirtúa el que se trate de papel maché, dado que éste puede ser procesado con materiales diferentes al papel mismo, como es el caso del aludido cartón, el papel higiénico e, incluso, el aserrín.

Ahora, desde el punto de vista medioambiental, el cartón (luego, arrugado y mojado, reiteramos) es el material que, en la mayoría de las opiniones, se debe seguir utilizando por los creadores de estas maravillosas figuras. Recordemos que el cartón es reciclable y, además, biodegradable.

Vale la pena puntualizar que, también, existen alebrijes de madera, que se elaboran en el estado mexicano de Oaxaca, pero que, no obstante tratarse de un material orgánico (la madera), no les brindan a las figuras esa, tan admirada, sensación de movilidad propia del cartón.

Los alebrijes oaxaqueños son, eso sí, preciosos también, en cuanto a la variedad de sus formas y a sus espectaculares coloridos.

 

El impacto emocional de los alebrijes de papel maché

Todas las formas y tendencias de arte, generan un impacto en las emociones de los espectadores. Si no fuese así, no se trataría de un arte sino, más bien, de una simple estructura sólida con algo de gracia, como sería el caso de una baldosa de mármol.

Pero, encontrarse con un alebrije, sea cual sea su tamaño, forma y colorido, es una experiencia maravillosa, digna de ser vivida por todos y, no sólo, por lo amantes de las artes y las artesanías.

Es difícil olvidar cada ejemplar, dado que los alebrijes de papel maché generan una emoción bastante singular en el observador, puesto que generan muchos interrogantes, por sus apariencias ilógicas, un poco “locas” e impredecibles.

Ahora, no son sólo impredecibles las formas sino, además, lo espectacular, fulgurante y estridente de la variedad de los colores que, dicho sea de paso, son invasivos en las emociones del observador.

Como si todo lo anterior no fuese suficiente, poco importa si el alebrije combina con el entorno, porque su “personalidad e individualidad” son, absolutamente, únicas y penetran todos los espacios.

Más allá de la poca importancia de la combinación con el entorno, los alebrijes de papel maché “pretenden” desordenar, crear caos, generar anarquía estética, sorprender, confundir la mente y el espíritu, además de avivar y revitalizar las emociones.

Si bien es una forma de arte contemporáneo, la elaboración de alebrijes demuestra que poco importa si son sobrepasados y/o alcanzados por las diferentes vertientes del arte contemporáneo de Occidente.

Se trata de una forma de arte tan loca y salida de todo tipo de estándares, que no podría ser creada por un artista de formación académica que, sin lugar a dudas, estaría atado por toda una serie de “reglamentos limitantes”, propios de la academia.

Ahora, independientemente de consideraciones que limiten (o no) la creatividad libérrima, los alebrijes de papel maché sólo pueden emanar de la esencia y del alma mexicana.

Se trata de una cultura atada, casi que de manera indisoluble, a la tradición del México histórico y más auténtico, manifestada a través de artistas y artesanos de la más profunda raigambre de este maravilloso y singular país latinoamericano.

Claro está que, una vez creados, trascienden los límites de sus exclusivos orígenes y pasan a ser una especie de “patrimonio potencial” de todo el que quiera apoderarse de su exuberante belleza.




Conoce todas las técnicas para la elaboración de los alebrijes. Descubre como hacer engrudo y formas de prepararlo  para tus fantásticos animalitos. Prueba hacer tu propio alebrije con los tutoriales: alebrijes fáciles de hacer y tipos de alebrijes.




Síguenos en Pinterest

No te pierdas las actualizaciones de Amo Alebrijes !!!

Pin It on Pinterest

Compartelo!!!

Ayúdanos a difundir la cultura.